martes, octubre 03, 2006

La reunión de padres

El trámite de todos los años. Recibir a los padres para darles la bienvenida al centro y explicarles (a ellos que eran los cumplidores, ya que mostraban un interés) las normas del centro. Es como cuando vas al cine y te enchufan el anuncio de la piratería es delito: ¡Oiga, que yo he pagado la entrada! De modo que los padres encantadores acuden, escuchan y al final se van con los tutores. Pero no todos se iban...

La jefa de estudios había aguantado estoicamente durante la reunión de padres el discurso de bienvenida del director con su cansino tono de voz. Los padres que se quedaba a hablar con la jefa de estudios y el director eran los que esperaban un trato especial, o los que ya a esas alturas del curso presentaban algún problema

-Pues a mi niña (que me se marea mucho) no la metieron el aula de recogidas, y eso que llegó tarde por el mareo.

Era la madre de Mairenita, que ya estaba dando la vara.

-Señora, no se llama aula de REcogidas, se llama aula de Acogida y es para los alumnos recién llegados al país.

Interrumpió otra madre, la de Verónica Puya, con otro comentario agraciado:
-Yo la semana pasada no llevé a mi niña, pa’ poneros a prueba, pa’ ver que hacíais. Eran las once de la mañana y todavía no me había avisado nadie.

-El día que violen a tu hija porque te pienses que está en el cole te acordarás de esto que has dicho, cabrona. Eso es lo que iba a decirle la jefa de estudios, pero por respeto al director cambió el discurso.

-¿Tan poco le importa la educación de su hija que la priva de asistir a clase? De todos modos ya le hemos dicho que el sistema de SMS se implantó el lunes y hasta entonces usted sólo podía esperar un informe semanal. Además, conforme al reglamento del centro, es usted la responsable de avisar si su hija no puede venir.

La señora se quedo aturdida con tanto tecnicismo y se fue. Algunos padres la reprendieron por desconfiada. La que vendía medias en el mercadillo aprovechó para decirle que le debía 15 €, lo que hizo que pusiera tierra por medio.

La Señora Puya giró la cabeza y pensó: “te ví a poné dos velas negras, directora”.

2 Comments:

At 8:48 p. m., Blogger Alfacharly said...

Jo, que flipe! ¿Cómo se puede tener tan poco interés en la educación de su hija para privarla de ir a clase sólo por ver si la avisan del cole?

 
At 11:08 p. m., Blogger monologuista said...

Me ha encantado lo de 'explicarles (a ellos que eran los cumplidores, ya que mostraban un interés) las normas del centro.' Es como un lastre que se repite cada año en todas las reuniones de padres, incluso en los de AMPA...justo escuchar el sermón de lo beneficioso que es la asistencia y lo importante que es contar con su participación...a los que van, claro, porque al resto no les pillan.

 

Publicar un comentario

<< Home