lunes, septiembre 25, 2006

Pepita Trashorras (y III)

Pepita entró aterrorizada en una clase de primero de la ESO. No se lo había dicho a nadie aún , pero tenía 24 años y no había entrado en un aula de instituto desde que acabó el Bachillerato.

Los monstruos cuellicortos, como los había llamado con tanto acierto Tenessee Williams, también eran nuevos en el instituto al ser de primero y a diferencia de los alumnos de otros cursos, esperaban dentro de la clase, algunos incluso con el libro abierto. Pepita estaba gratamente sorprendida.

Empezó presentándose, pero Rebeca, una niña vestida de Nancy colegiala de los setenta por su madre la interrumpió:
- ¿Que vamos a hacer con los deberes que nos puso la otra señu?

A Pepita le pareció la chivata de turno. Creyo ver miradas de odio en contra incluso detectables para ella.
-Ya os lo corregirá la otra señorita, conmigo vamos a empezar de nuevo por la lección dos.
-¿Y no vamos a acabar nunca la uno? ¡Pues vaya!
Esta vez era Efraín, un niño algo obeso, con unas gafas gruesas que no podían ocultar su cara de enfant terrible tipo Edu de aquí no hay quien viva.

-¿Qué página es?
-¿Podemos escribir en el libro?
-¿vas a querer libreta?
-¿Grande o pequeña?
-¿Vale de espiral?
-¿La vas a pedir?
-¿Ponemos el nombre?
-¿En lápiz o en boli?
-¿Puedo escribir en fucsia?
-¿Esto lleva título?¿Qué título le ponemos?

Pepita había traído un ejercicio para hacer en una fotocopia. Porque había oído que los primeros días no todo el alumnado tenía el libro, pero dudó antes de proceder a repartirlo. Finalmente lo hizo:
-¿Hay que entregarlo?
-¿Lo podemos pintar?
-¿Y ahora qué hacemos con la libreta y el libro?
-¿Lo pegamos a la libreta?
-¿Se puede pegar con pegamento?
-Yo no tengo pegamento, ¿qué hago?

Pepita contestó unas tres o cuatro veces a cada una de estas preguntas, puesto que esos niños no se escuchaban los unos a los otros, y cuando se dio cuenta sonó el timbre. Con tanta duda procedimental no le había dado tiempo a acabar la clase que tenía planeada.

-Hasta mañana, señorita, se despidió Efraín con una sonrisa que secundó Rebeca.
Y a Pepita le pareció que eso de las preguntas era un plan preconcebido, un guión supremo para no dejarla trabajar.

6 Comments:

At 10:22 p. m., Anonymous keleta said...

:D
Que bien reflejado. Yo lo he vivido como alumna pero lo veía asi.
En verdad, a veces se hacia aposta jaja
Besitos

 
At 11:02 p. m., Blogger julieta2006 said...

Sólo he tenido alumnos de 1º de ESO una vez, y, a la segunda clase como la que narras, les destrocé el guión supremo con un grito que tembló el misterio. No es que esté orgullosa del sistema, pero es que no estaba preparada psicológicamente para responder veinte veces a ¿boli rojo o boli verde? y, la cosa es que funcionó. Antes de que les diera tiempo a respirar y a volver a levantar las manos de nuevo todos a la vez, yo ya les había endosado MI GUIÓN SUPREMO que fuimos alternando con el suyo hasta segundo de bachillerato. Y todavía nos queremos. Fin.

 
At 3:55 a. m., Blogger monologuista said...

Y pensar que es así en realidad...

Y la pobre Pepita solo con 24 años!! Lo que nos queda por sufir con ella...(en realidad para disfrutar de tu narración)

 
At 11:36 a. m., Blogger capeando el temporal said...

Cuando escuchas lo de "¿Con boli o con lápiz?" la primera vez, hasta te puede llegar al corazoncito (si nunca has dado en 1ESO...).Pero ya cuando ves que las mismas preguntas se repiten en un espacio corto de tiempo una y otra vez porque están todos hablando,les echas una mirada asesina en plan Gorgona que les hace pensar eso de: "éste o ésta no es como la señorita del cole de donde vengo". Y apuntas las respuestas en la pizarra, claro.

 
At 3:39 p. m., Blogger Mestre said...

Bienvenid@, capeando...

Es un placer saber que hay gente nueva que me lee.

 
At 6:51 p. m., Anonymous Paranoiack said...

-Profe, profe amb llapis o amb boli?
-Boli, ja sou grans.
-Blau?
-Si.
-Però se pot utilitzar un de verd?
-Si profe si(amb una veu riallera), i lila?
-Voleu guardar silenci d'una vegada i escoltad??!!si-us-plau.

No sé si esto será más propio de Góngora o de uno de los infiernos de Dante, pero o eres la supernani o el primer día vuelves a casa pensando si aún habrá trabajo para tí en el centro comercial que te quede más cerca de casa.

-----------------------------------

Mestre, ja m'he incorporat a Barcelona!!! Pel moment en primària que amb la sisena hora tenim treball de sobra, el proper any intentaré aprofitar l'interinatge per treballar més aviat en secundària. Al País Valencià tot segueix igual, és una merda, sigau comprensius amb els mestres nouvinguts, només volem treballar d'allò que hem estudiat.

 

Publicar un comentario

<< Home