jueves, septiembre 28, 2006

El pelirrojo del polígamo

John Cool O’mines vivía en el Baix Llobregat por amor. Había visitado Castelldefels en los años 70 (cuando era lo máaaas) en busca de sex and sun, y cayó enamorado a la primera de cambio de una lugareña que más tarde sería su mujer. Después de muchos años de humillaciones diversas en el mundo laboral a cargo de academiuchas de mala muerte, con la entrada de España en la Unión Europea pudo sufrir las mismas oposiciones que cualquier español y pasar a ser un profesor normal de instituto. A todo esto, de irlandés ya le quedaba poco: los genes y un ligero acento cuando hablaba castellano o catalán.

Fue inspirado por su mujer (acababan de hacer años de casados) que aquel día quiso sorprender a sus alumnos con una canción. No importaba (pensaba él) que no fuera el último grito. Una buena canción es siempre una buena canción, y lo que traía era más reciente que los Beatles:

You are the sunshine of my life
Thats why I’ll always be around,
You are the apple of my eye,
Forever youll stay in my heart

I feel like this is the beginning,
Though Ive loved you for a million years,
And if I thought our love was ending,
Id find myself drowning in my own tears.

You must have known that I was lonely,
Because you came to my rescue,
And I know that this must be heaven,
How could so much love be inside of you?

(background) love has joined us,
Love has joined us,
Lets think sweet love.

Algo no funcionaba bien durante la audición. El sector gótico-siniestro de la clase estaba a punto de cortarse las venas, mientras los comentarios de algunos alumnos le hacían perder la calma.

-¿Como va a ser alguien la manzana del ojo?

- ¡Si bebes, no conduzcas!

El consabido:

-¿Otra vez una canción de los Beatles?

Y un inesperado:

¿A qué viene ahora un villancico? ¡Aún no es Navidad!

John hizo oídos sordos, hizo de tripas corazón y pasó a recitar en voz alta los ejercicios que había preparado con la canción como excusa.

En ese momento, Mairenita (que se había pasado por clase ese día), volvió a interrumpir:

-¡Pelirrojo, habla más despacio que no se te entiende!

Aquello ya empezaba a ponerse mal

-John, my name is John.

Aquello empezaba a adquirir un tufillo Follow me que no se correspondía con un cuarto de ESO.

¿Se rendía o intentaba seguir?

De repente John fue salvado por la campana. Un exceso de cloro en el agua había convertido el agua del polígamo en no potable y el conserje de etnia catalana estaba dando la alerta por las clases. Prohibido beber agua, se cierran los lavabos para que nadie intente suicidarse. Pero la clase de John ya estaba más que fiambre.

¿Lo intentaría al día siguiente con su otro cuarto?

7 Comments:

At 11:16 p. m., Blogger ictlogist said...

Beatles???

 
At 11:19 p. m., Blogger Mestre said...

claro que no, !

Demuestra lo despitados que van los alumnos!

 
At 11:46 p. m., Blogger monologuista said...

Miedo me da saber qué le pasará al pobre profe...dios, si es que es más duro el mundo del profe desecundaria de lo que me imaginaba.
Y mira que tengo imaginación!!

 
At 12:30 a. m., Blogger julieta2006 said...

El señor Cool debería mudarse y cambiar el Llobregat por la riera de no sé, ¿Llavaneras?. Ahora que, vaya usted a saber.

 
At 3:01 p. m., Blogger aNa said...

Si es que hay a quien le gusta el riesgo...

 
At 4:39 a. m., Blogger safrika said...

tu blog es fantástico.
un saludo.
: )

 
At 10:07 a. m., Blogger Mestre said...

Gracias safrika (bienvenida), y gracias a los demás por los comentarios.

 

Publicar un comentario

<< Home