lunes, octubre 30, 2006

Broadway

El amalgama de culturas y nacionalidades diferentes que forman Nueva York se nota paseando por sus calles. Las tiendas, por ejemplo, cierran y abren según las costumbres de sus propietarios. ¡Ay! Ojalá que en Barcelona pudieramos hacer lo mismo. Así, los laboriosos chinos abren temprano y cierran tarde o los siempre visibles judíos cierran el sábado (aunque cuando acaba su sabbath, por la noche, arman jaleo como el que más, especialmente los jóvenes).

Pasear por una calle nunca parecerá lo mismo, puesto que diferentes tiendas estarán abiertas a diferentes horas. Más aún al ser las calles tan largas atraviesan diferentes barrios y una diversidad de ambientes que dan la impresión de estar en muchas partes del mundo a la vez. Lo voy a ejemplificar con la calle que me he pateado más.


"La" calle de Nueva York no es la quinta avenida, ni el central park. La calle por excelencia de Nueva York es Broadway. Ya estaba desde los tiempos de su fundación y se ha ido alargando conforme Manhattan se iba expandiendo, hacia el norte o como se dice aquí el Uptown. Como empieza en la parte antigua donde el entramado de las calles aún no es el ortogonal, parece que a esa calle se le hubiera dado un permiso especial para seguir serpenteando a su antojo por el cuadrilátero de Manhattan, formando parques triangulares, cuadrados o redondos que alegran la vista y rompen la monotonía urbanística junto con Central Park, por supuesto.

Broadway nace en el extremo sur de Manhattan, en un parque que se llama Battery Park y a donde llega mucha gente cada día, en barco gratuito, desde otras islas de New York para trabajar, y si no recordad a Melanie Griffth en Armas de Mujer. Empieza a subir hacia el Uptown y enseguida se encuentra con Wall Street, centro financiero mundial.



Más arriba, y a la izquierda, están la enormes ruinas del World Trade Center.


Si seguimos subiendo un poco más veremos el imponente ayuntamiento, lleno de recuerdos de Amsterdam en su fachada (el primer nombre de Nueva York fue Nueva Amsterdam por si alguien no lo sabía), un edificio que seguramente es uno de los rascacielos más antiguos de la ciudad y otros edificios oficiales.



Más arriba está Canal Street. Antes este barrio estaba repartido entre Little Italy y China Town, pero ahora los chinos dominan, con sus comercios de todo tipo (y no sólo del todo a cien). Si seguimos subiendo Broadway nos adentramos en el Soho, que es un barrio que está de moda para cenar y salir de marcha, por sus precios relativamente baratos y sus restaurantes de todos los colores del mundo. Un poco más arriba, y ya en pleno ensanche de Manhattan, en la calle 14, está una plaza llamada Union Square. A la derecha tenemos la plaza Astor, con su ambiente bohemio y una peluqueríá de caballeros donde hay 90 butacas con sus correspondientes
barberos.



A la izquierda tenemos Washington Square y sus alrededores, que conforman el Campus Urbano de la universidad de Nueva York. En todos los Starbucks de la zona hay estudiantes repasando juntos o estudiando solos, e incluso profesores atendiendo a sus alumnos.
Entre los números 20 y 30 podremos ver el Empire State Building, el Flatiron y los famosos almacenes Macy's. Poca broma. Sin embargo entre las calles 30 y 35 Broadway se oscurece un tanto. Estamos en la pequeña Corea, y solamente se ven comercios de perfumes falsos, móviles oscuramente liberados y gente parada en la calle sin aparente oficio ni beneficio. Sin embargo cuando nos vamos acercando a la calle 40 empieza el Espectaculo.


Aquí es donde Broadway se conoce en todo el mundo con sus espectaculos y letreros luminosos. Al cruzarse con la mítica calle 42 es cuando se llama Times Square. Todavía, quedan metros y metros de espectaculos y rótulos luminosos (hasta la 55 más o menos). Al llegar a la calle 59 se encuentara con el Central Park en una plaza con una estatua de Colón que se llama Columbus Circle, que alberga los estudios neoyorkinos de la CNN.


Siempre subiendo, en las calles 56-60 tenemos el Lincoln Center, que tiene una Ópera, la sede de la orquesta filármónica y salas de exposiciones diversas. Más arriba, la calle adquiere otra vez ambiente universitario con la University of Columbia y pasada la calle 100 se populariza porque llegamos a Harlem, famoso por sus clubs de Jazz y sus habitantes de origen africano.

Todas las calles cambian de ambiente como la que he descrito, en pocos metros. Es la magía de Nueva York.

3 Comments:

At 4:51 p. m., Blogger JP said...

Wau!... que recuerdos!
Ese mismo paseo (en etapas) lo hice yo alguna vez aquel mes que me pase allí. Gracias por la foto de Columbus circus. Cuando yo estuve se estaba construyendo el edificio en el que se ve el reflejo que tu capturas con tu cámara.

 
At 6:33 p. m., Blogger Mestre said...

Hombre... ¿Y como crees que yo lo hice? ¡A ver quien es el guapo que se lo hace todo en un día!

Próximamente en el Flickr verás más fotos del edificio de Columbus.

 
At 9:54 a. m., Anonymous Anónimo said...

"LA amalgama", por favor

 

Publicar un comentario

<< Home