domingo, octubre 29, 2006

Medios de Transporte



Ya me queda muy poco de estar en Nueva York, de manera que mi próxima crónica la escribiré seguramente desde casa. Voy a escribir hoy sobre las diferentes maneras de moverse por Nueva York.

En coche: Ni soñarlo, nosotros no lo hemos hecho. Con el tráfico infernal (bocinazos, luchas entre coches y con los peatones, bomberos, ambualancias y miles de señales) y el parking a seis dolares... ¡la media hora! está totamente desaconsejado. De hecho, creo que parte de la gente que corre por Manhattan era porque tiene el coche aparcado en algún sitio de esos.

En metro: El rey del transporte público. Algunas estaciones están sucias, y los vagones no brillan tampoco de limpios. Hoy he visto una rata. Aún así, es puntual, frecuente y funciona las 24 horas. Se trata de eso, ¿no? Aunque abruma ver el mapa al principio, lo cierto es que te metes y todo esta tan bien señalizado y explicado (con señales y con megafonía) que es difícil equivocarse. Al no cerrar nunca, siempre hay obras, alguna linea que se sustituye con otra o estaciones cerradas temporalmente. Pero todo se avisa. Hay trenes (líneas) locales, que paran en todas las estaciones y trenes exprés, que paran en las más centricas. Las lineas (ellos las llaman trenes) tienen letras y numeros, y un código de color que ayuda a recordar por donde pasan, ya que muchas coinciden en su recorrido central. Por ejemplo la 1, la 2, la 3 y la 9 coinciden en recorrer un buen trozo de la 6ª avenida y tienen el color rojo.
Algunas estaciones tienen el encanto de la época en la que se hicieron, con azulejos art nouveau y recuerdan parcialmente a algunas estaciones del metro de París.

En taxi: Dicen que no son muy caros en comparación con otras ciudades. A juzgar por las peleas que hay para coger uno, debe ser verdad. No lo hemos comprobado.

En pedicab: En los alrededores del Central Park y de Times Square, hay jovencitos (o no tan jóvenes) que pasean a los turistas que se cansan. No salen del centro, pero tampoco son muy caros (entre 10 y 20 dólares).

Otros sistemas de transporte que he visto son los monopatines y las bicis (sólo para jovenes intrépidos, en Manhattan, opino) y los autobuses escolares, del mismo color que el de los Simpson y que se ven por todas partes. No se ven motos apenas y los autobuses no los traté demasiado. Hay tres estaciones de tren para ir a las afueras (la más bonita, la Grand Central, tipo antigua). Y por todo Manhatan se ven coches limousinas de diferente longitud (algunos realmente largos). También están los coches oficiales que se ven por la zona de naciones unidas, que es también donde están la mayoría de consulados.

2 Comments:

At 7:38 a. m., Blogger monologuista said...

Desconocía muchas cosas de Nueva York (bueno y de muchos otros sitios pa qué engañarnos). Me ha sorprendido lo del metro abierto las 24 horas. Y en cuanto a la rata...¿dentro del vagón o por la vía? Si es por la vía no tiene mérito...en Barcelona el metro está lleno de ratones.

PD: Da lástima tener que volver, pero la mejor parte de que lo hagas, será poder leer una extensa crónica al respecto.

 
At 12:06 p. m., Blogger Mestre said...

Monologuista: La rata, bien grande y no como los ratoncillos del metro de Barcelona, la vi en el andén, a lo lejos, en esa parte que no llega nadie y que era (en las peliculas de los años setenta y ochenta) donde mataban a las chicas indefensas.

PD: Ya he vuelto. Pronto publico más

 

Publicar un comentario

<< Home