jueves, septiembre 15, 2005

Diversidad (II)

Respondiendo a una consulta de Alex, voy a contar como se administra la diversidad en mi nuevo instituto. He de decir que me parece uno de los aspectos más interesantes y agradecidos del instituto, y una de las partes de las que me puedo enriquecer más personalmente.

La política general de Educación es integrar a todos los niños en esa microsociedad llamada escuela o instituto. Llevar a los niños con problemas diversos a un instituto público para encerrarlos en un aula especial, sin embargo, no sería tampoco una manera de integrar. De modo que estos niños hacen unas clases si y otras no, dependiendo de sus avances personales, de su problema concreto y de las disponibilidades del centro, más o menos en orden decreciente de prioridad. Hay comisiones de profesores, psicopedagogos, maestros de educación especial y asistentes sociales que se encargan de hacer un seguimiento de estos alumnos, amén de entrevistas multi o bilaterales entre profesionales que tratamos con ellos. Los grupitos establecidos en mi instituto (que a veces se solapan o superponen) son los siguientes:

NEEs. Necesidades educativas especiales. Suelen ser los disminuidos psíquicos, en diverso grado o condición. Destacan el “grupito de los Down” (dos chicos y una chica) que hacen piña. Son más lentos aprendiendo, pero aprenden. Hay otras discapacidades de las cuales yo (al no ser experto) desconozco el nombre.

GADs (Grupo de Atención a la Diversidad) Niños que no pueden seguir el grupo-clase estándar por problemas diversos, normalmente de índole familiar o social.

Aula de Acogida: Alumnado "recién llegado" (immigrante) que no puede seguir las clases por una cuestión idiomática.

Estos son sólo los alumnos de integración, pero hay otros grupos y desdoblamientos para los alumnos que van simplemente más lentos, o más rápidos, que también los hay.

Además de los diversos profesionales dedicados a estos alumnos, tenemos dos mediadores para las minorías, proporcionados por el ayuntamiento y compartidos con otros institutos del municipio: una mediadora magrebí y un mediador gitano. Todavía existen más servicios externos que se ofrecen de verdad fuera del instituto cuando se ha demostrado que el instituto no es el marco adecuado para ellos (aulas taller, garantía social, etc.)

2 Comments:

At 6:11 p. m., Anonymous Alex said...

Hay que ver como han cambiado las cosas desde que yo iba al colegio. Me parece estupendo.

Todo esto debe costar una barbaridad, pero es lógico que un estado social las costee.

 
At 1:38 p. m., Blogger Mestre said...

Sí, es lógico. Ahora que los de las escuelas privadas quieren protestar por la política educativa del gobierno según leo en la prensa de hoy, conviene recordar que ellos no tratan con todas estas personas. Simplemente no las admiten y ya se han quitado el problema de encima.

 

Publicar un comentario

<< Home