lunes, septiembre 26, 2005

Mestre Público

Mañana me dan el alta ya, después de un virus griposo que me ha dejado para el arrastre como vulgarmente se dice. Mientras tanto, he alcanzado ya la cifra de 20.000 visitas gracias a todos los que me leéis, y a pesar de haber bajado el ritmo de los posts por la enfermedad. ¡Gracias!

Una de las consecuencias de vivir relativamente cerca de donde trabajo es que los conocidos en el barrio/pueblo se multiplican. Por ejemplo:
- La que me vende el pescado es madre de un alumno mío,
- La ex -coordinadora vive a dos calles de mi casa,
- El jefe de estudios, a cinco,
y otras coincidencias que no menciono o están por descubrir.

Esto lo había valorado antes, por supuesto. Una vez trabajé en un polígono de viviendas donde todo el mundo sabía quién era yo desde que me bajaba del autobús. Aún recuerdo aquella señora, panadera, que nunca sabrá que su hijo hubiera aprobado igual sin esos croissants que me regalaba. Me ayudó mucho pasar unos días (la pasada semana santa) en casa de unos amigos mestres en Fuerteventura. Allí no había posibilidad de escapatoria, y de hecho cada día nos encontrábamos alumnos o ex –alumnos que nos saludaban. La madre pesada en esta ocasión era la del Spar, que quería que su hija Guasimarita aprobara el inglés a partir de cupones para una colección de vajillas decoradas con pajaritos. Ver la naturalidad con la que mis amigos lo llevaban, y alguna otra experiencia parecida que había tenido yo en el pasado me ayudaron a relativizar esa presencia que si bien no es constante está ahí cual espada de Damocles.

Lo peor desde luego, es la posibilidad de encontrarme a los alumnos en mi centro comercial, la Ballena Gastadora, en fin de semana.

-¿Y por qué no váis al cine de aquí, del pueblo?
- Si, hombre, y ¿después que hacemos? En
la Balena tenemoh el MarDonal pa comé dep-pué, o el Berka.
- El qué?
- El Berkaaa!
- Ah! El Bershka.


Anotado en la Palm: Repasar la fonética inglesa en la próxima clase.

4 Comments:

At 11:54 a. m., Anonymous luli said...

Me fascinan tus anecdotas...

 
At 6:57 p. m., Anonymous Anónimo said...

Hola mestre. Te había perdido la pista (mea culpa)pero ya la he recuperado, así que me alegro de tu recuperación (gripe) y de la mía (vagancia pura y dura). Por cierto, he creado mi propio blogg, alentada por tu experiencia y también porque me lo han mandado (esto último no debería decirlo, pero una es así, pobre pero "honrá"), así que te seguiré leyendo a la vez que escribo pensando en estos alumnos que me sufren a diario y que me dan tanto material para plasmar. La mejor estrategia sigue siendo, creo, el sentido del humor (supongo que estarás de acuerdo conmigo). Intentaremos no olvidarlo. ¡Suerte!

 
At 7:01 p. m., Blogger violante said...

de usuario anónimo nada: soy Violante, pero este cacharro no me reconoce. Snaff

 
At 10:25 p. m., Blogger Mestre said...

luli: Bienvenid@!

Violante: Rebienvenida. Si, por supuestísimo, el sentido del humor es fundamental para sobrevivir en el trabajo y en todo en la vida. Un beso.

 

Publicar un comentario

<< Home