jueves, octubre 06, 2005

Excusas

Leía el otro día (en una de esas noticias estúpidas pero que se leen por curiosas) las excusas que los norteamericanos dan para no ir al trabajo. Entre ellas “Dios no me despertó” fue la que más me llamó la atención.

Los alumnos también son expertos en excusas originales, y cada año me sorprenden con alguna que no tenía registrada en mi haber de Mestre, con una excusa inédita. ¿Queréis saber la última?

-No he traído los libros porque están en Argentina.

Lo peor de esta excusa, como aquella que expliqué una vez del Tippex, es que es verdadera.

La amiga íntima de la autora de esta frase, de origen argentino en efecto, ha ido a pasar el verano austral con sus familiares a Buenos Aires. Las dos amigas inseparables tuvieron que dejar de verse con enorme tristeza y pasaron la última noche juntas la semana pasada. Por alguna razón que escapa a cualquier cerebro adulto pero que es muy adolescente y que nadie más puede entender, se cambiaron las mochilas para ir al colegio el día siguiente y aquí estamos.

Por cierto que la niña argentina va a pasar unos tres meses allí, con lo cual es muy probable que pierda el curso amén de dificultar la labor de su amiguísima y de los Mestres.

4 Comments:

At 6:36 p. m., Blogger Gáskell said...

No me negará, Mestre, que por lo menos, no son originales...

 
At 9:11 p. m., Anonymous violante said...

Que los libros están en Argentina ya está claro. La siguiente pregunta es: ¿ha pensado esta niña en una solución? Porque allí será verano, pero aquí estamos en octubre...
Claro que, también puede ser que la ausencia de sus libros justifique absolutamente todo lo demás. Esto del jet lagg es mu joío.

 
At 7:18 p. m., Anonymous xavi said...

Lo cierto es que en ocasiones los alumnos nos dejan "fuera de juego" con sus excusas... hemos perdido algo de cintura ;-)

 
At 6:40 p. m., Blogger Mestre said...

Ha pasaod más de una semana y la excusa sigue siendo excusable para la niña... ya tienen una amonestación y la voy a poner a parir en la preevaluación. Por lo visto ella cree (por una cierta cultura del subsidio) que yo debo fotocopiarle las páginas del libro hasta que vuelva la amiga...

 

Publicar un comentario

<< Home