miércoles, diciembre 14, 2005

Tiendas en peligro de extinción

Mi amiga Bea (de la que tanto aprendo) dirá que soy muy antiguo, pero yo creo a veces que las soluciones simples, aunque no pasen por las nuevas tecnologías son también efectivas. Lo que ocurre es que a veces pasan de moda, a consecuencia de las nuevas tecnologías. Me explico.

Tengo una colección de flash-cards (llamémosles postales) muy útiles para no usar la lengua materna de los niños. Por ejemplo: enseño esto
Image hosted by Photobucket.com

Y los niños gritan “record shop”! (como en los mejores tiempos de Barrio Sésamo) Si consigues hacer un número respetable de la misma categoría, hasta juegan a cartas y todo con ellas, y son una herramienta muy potente para que los niños tengan palabras para usar, que es al fin y al cabo de lo que están hechas las lenguas.

Mis lectores más jóvenes ya deben entrever el problema: dentro de unos años ya no habrá record shops. De hecho, mis niños se compran la música (si se la compran) en centros comerciales o grandes almacenes que empiezan con Fn y acaban por ac. Esa cosa negra redonda que sale en el dibujo es algo que tienen sus padres y que se llama disco, pero que ellos no usan ya.

Como éstos, ya no hay muchas copisterías, ni tiendas de revelado de fortografía. La diferencia entre barbero y peluquero les parece de lo más demodée...

Acabo este artículo de hoy con otro caso verídico que me ocurrió hace unos años cuando en un viaje de fin de curso a Italia una niña de 4º de ESO me preguntó:

-Esto es una iglesia, verdad?

Estábamos dentro de la Basílica de San Marcos. La mismísima en Venice, Italy que dirían los americanos.

4 Comments:

At 8:29 p. m., Anonymous Alex said...

LAs tiendas se reciclan. Ahora no hay zapateros remendones, pero en casi todos los centros comerciales hay un rápido que te arregla los zapatos, te copia una llave o te vende un mando a distancia para la puerta del garaje.

 
At 12:42 p. m., Blogger betty said...

en el fondo, si quieres algo específico o que te hagan algo bien hecho, tienes que acabar yendo a una de estas tiendas en peligro de extinción.

 
At 10:48 p. m., Anonymous Julieta said...

Haberle dicho a la de San Marcos que era un after. Yo, en estos casos, siento la necesidad imperiosa de mentir. Bien seria, como sólo sabemos hacerlo los adultos.

 
At 7:46 p. m., Blogger Mestre said...

Alex, Betty: Supongo que ha quedado claro que yo no estoy a favor de la desaparición de estas tiendas, simplemente contrasto que los nengs y las nenas, no saben que es un rápido (buen ejemplo) y sólo disfrutan comprando si tienen Zaras y Bershkas para elegir (y no, por ejemplo, en Confecciones Pilarín).

Julieta, dearest, tu y yo somos igual de gamberros. Creo recordar que le dije que no, que era un teatro y que lo que se oía por los altavoces era un concierto de música antigua.

 

Publicar un comentario

<< Home